Harina de coco, la mejor harina sin gluten

Artículo de Rosa Ventura, editora del blog gastronómico La Palmera Rosa, para Comeztier

Introducción

Te confieso que no conocía la harina de coco hasta que por cortesía de Comeztier, la he probado.

Lo primero que me ha sorprendido es el delicioso e intenso aroma a coco que sale del  paquete cuando lo abres, es maravilloso, dan ganas de comérsela así sola.

Sin embargo su sabor es muy suave y recuerda más al de las nueces que al del coco propiamente dicho.

Ya una vez investigando y cocinando con el producto he descubierto cosas muy interesantes sobre esta harina tan especial, de fina textura con la que se consiguen unas masas muy suaves y cremosas.

Así que vamos a ver qué es la harina de coco, como se obtiene, sus propiedades y sobre todo qué podemos hacer con ella.

Empezamos.

¿Qué es la harina de coco?

A diferencia de otras harinas, la harina de coco no se obtiene de ningún cereal, sino de la pulpa del coco.

Se extrae la leche del coco y la pulpa restante se desgrasa y se deshidrata a baja temperatura para luego triturarla y convertirla en una harina fina, que a mí me recuerda a la textura de la maicena.

O sea que obtenemos harina a partir de una fruta. La fruta no contiene gluten, ya que el gluten es una proteína propia de los cereales, lo que la convierte en una harina 100% libre de gluten ideal para personas intolerantes o alérgicas a esta proteína.

Por otra parte, la ausencia de gluten conlleva otra serie de inconvenientes, como la falta de plasticidad en las masas, por lo que se hace imprescindible usar productos que amalgamen como el huevo.

La harina de coco de buena calidad se elabora a partir de cocos de cultivo ecológico certificados, es un producto libre de aditivos, como es esta que comercializa Comeztier dentro de su gama ECO.

 

Propiedades de la harina de coco

Como te venía contando esta harina posee características que la hacen muy interesante a nivel nutricional:

  • No contiene gluten, lo cual es perfecto para personas celiacas o con intolerancia, y no produce alergias.
  • Tiene un alto contenido en fibra, casi el doble que el salvado, lo que la hace especialmente buena para las digestiones y mejorar el tránsito intestinal. Ya sabemos lo importante y necesaria que es la fibra para el organismo. Además de ayudarte a sentirte más saciado.
  • También posee un alto contenido en proteínas vegetales, por lo que estaría especialmente indicada para veganos y vegetarianos o deportistas.
  • Es baja en carbohidratos, lo que también la convierte en una buena alternativa para una dieta ligera o para perder peso.
  • Y está libre de colesterol.

A todo ello habría que añadir que se usan cantidades mucho más pequeñas que de las harinas de cereales, por lo que cunde más a la hora de elaborar una receta y por lo tanto el aporte calórico también es menor.

 

Cómo usarla en la cocina

La harina de coco se puede usar tanto para recetas saladas como dulces, aunque es en estas últimas donde mejor encaja.

A la hora de usarla, hay que tener en cuenta 2 cosas importantes:

  1. La ausencia de gluten.
  2. Su gran poder de absorción.

El gluten es la proteína que ayuda a que las masas crezcan y sean elásticas y manejables, ante la usencia de este hay que usar productos que contengan proteínas y algo de grasa para poder obtener masas agradables y manejables, como por ejemplo huevos, leche, yogur o aceite.

La otra característica es que es muy absorbente, por lo que se necesita una mayor cantidad de líquidos o usar una cantidad menor de harina, que es lo que se suele hacer. A la hora de conservarla también hay que tener en cuenta este aspecto y guardarla en un bote hermético para que no se ponga húmeda.

Se recomienda usar un tercio o un cuarto de harina de coco con respecto a la medida de harina de cereales. Por ejemplo, si la receta indica 300 g de harina de trigo, debes usar unos 100 g de harina de coco aprox.

Este es un cálculo aproximado, ya que depende mucho de la cantidad de líquidos que lleve la receta, debes ir probando hasta dar con la proporción adecuada.

Otra ventaja de usarla en repostería, es que tiene menos hidratos de carbono que las harinas de cereales, y eso unido a que se usa una cantidad mucho menor hace que podamos tener unos postres más ligeros y saludables, con menos calorías.

Debes tener en cuenta también que las masas con esta harina, no crecen mucho, aunque añadas levadura, pero eso no quita que queda una masa perfectamente esponjosa y ligera, más que con harina de trigo.

Así pues, puedes usarla casi para cualquier cosa, pero va especialmente bien para hacer:

  • Tortitas
  • Crepes
  • Galletas
  • Bizcochos
  • Brownies
  • Galletas saladas tipo crakers.
  • Puedes añadir un par de cucharadas a batidos, leche, yogures, natillas, etc.. para aportarles consistencia y proteínas, ya que se puede tomar cruda.

 

Ahora ya solo queda que te animes a probarla y a experimentar con ella, estoy segura de que te va a sorprender para bien.

Yo acabo de hacer un bizcocho de coco, con esta harina de coco y azúcar de coco, que me ha quedado delicioso.